Una de las más recientes inquietudes en nuestra sociedad es la importancia en conocer la procedencia y la calidad de nuestros alimentos, Escuchamos continuamente consejos sobre una alimentación balanceada, la importancia de las proteínas, el uso adecuado de los carbohidratos, la liberación de los productos que contienen gluten, así como la disminución de los azúcares en nuestro organismo como un sinónimo de salud. Es cierto que todo ello es importante porque nuestros alimentos afectan considerablemente nuestro estado físico y mental.

Pero al igual que nuestro cuerpo necesita de alimento, también necesita del descanso.

Lo mismo ocurre con nuestra mente que necesita de alimento positivo y enriquecedor pero también necesita descansar y una de las maneras más atractivas de lograrlo es a través de la meditación.

La meditación ha adquirido una importancia elevada en los últimos años, Delante de nosotros observamos una nueva era de consciencia espiritual y de análisis del subconsciente, que ha generado a su vez un gran interés en el área científica.

Recientemente un equipo de psiquiatras del Hospital General de Massachusetts,, realizó el primer estudio que documenta cómo al practicar la meditación se puede afectar al cerebro de manera favorable.

Los guías, los medios y las opciones son muchas y variadas. Elementos como el control de la respiración, el realizarlo en un lugar tranquilo y sin ruido, la concentración y el tiempo, serán posiblemente en un principio un reto a vencer, pero eventualmente será algo que podrá realizarse con facilidad.

Nuestra mente es un generador que siempre esta en marcha, cuando descubrimos las ventajas de la meditación, podremos encontrar en nuestra mente también un refugio de paz y seguridad para continuar con nuestro diario andar y seguir avanzando.

Algunos de los beneficios que se logran mediante la meditación a nivel físico son tales como la disminución de la presión sanguínea, nos ayuda a mejorar la respiración y los problemas relacionados con ésta, ayuda a aliviar los dolores musculares y en las articulaciones, ayuda a la disminución de los dolores de cabeza, a evitar el insomnio, a mejora el sistema inmunológico y aumentar la producción de serotonina que mejora el comportamiento y los cambios de humor.

Y a nivel mental mejora la estabilidad emocional, la capacidad para tomar decisiones y responder a situaciones estresantes, debido a que ayuda a
tener una consciencia mas clara de los pensamientos, disminuye la ansiedad y el estrés, ayuda a desarrolla la intuición y la creatividad, y a mantener un estado de paz mental y de tranquilidad espiritual.

Aprender a meditar puede ser una herramienta más para ayudarnos a mantener un perfecto equilibro emocional, una mejor actitud ante la vida y una manera mas complaciente de enfrentar nuestro entorno.

Permitámonos alcanzar ese estado de luz donde en el descanso disfrutemos del aquí y el ahora, sin influencias negativas, ni juicios, ni valores y donde lo mas importante es encontrar ese refugio de paz que todos necesitamos para continuar creciendo y avanzando en nuestro paso por la vida.

Hospital General de Massachusetts

Por Claudia Esponda

Conéctese con nosotros en Facebook