Los Imanes y el Arte de la Sanación Energética

Los imanes se han utilizado como una herramienta de bienestar que data de hace más de 2.000 años en China, documentada en el “Libro de Medicina Interna Amarillo del Emperador”. En la era moderna, las prácticas de sanación con energía magnética se remontan a finales de 1800, cuando el Dr. Albert Abrams comenzó a desarrollar varios dispositivos que podían detectar tejido enfermo en el cuerpo humano y corregir los desequilibrios subyacentes. Del mismo modo, el médico austríaco Franz Anton Mesmer desarrolló una teoría relacionada con la propia energía magnética del cuerpo y, más recientemente, investigadores y neurólogos de la Universidad de Medicina de Vanderbilt.han investigado el uso de imanes estáticos para “tratar el dolor crónico”.

Para el Dr. Bradley Nelson, experto en el campo del bienestar natural holístico, los imanes desempeñaron un papel importante en su viaje de aprendizaje.

El Valor de los Imanes

Los investigadores de hoy continúan explorando y debatiendo el uso de imanes para el bienestar. Sin embargo, los médicos e investigadores de todo el campo comparten varias opiniones ampliamente aceptadas, incluida la idea de que los imanes pueden  aumentar el flujo sanguíneo, mejorar la flexibilidad y aumentar la fuerza muscular. También se cree ampliamente que los imanes pueden ayudar a los músculos y tejidos blandos del cuerpo a relájarse y alargarse, facilitando la recuperación, mientras reduce la hinchazón muscular y el dolor. Los imanes también pueden ayudar a reducir los niveles de calcio, colesterol y depósitos de ácido láctico en la sangre. Del mismo modo, la evidencia sugiere que los campos magnéticos también pueden actuar como un mecanismo bloqueador de dolor en las fibras nerviosas

El Papel de los Imanes en la Sanación Energética

En su práctica personal, el Dr. Nelson usa imanes para liberar energías emocionales atrapadas. Dado que el cuerpo está hecho de energía, tiene mucho sentido para nosotros decir que las emociones también están hechas de energía, energía que creemos que puede ser atraída y eliminada del cuerpo con un imán. En cada sesión, después de enfocar su atencion a Dios y pedir ayuda, el Dr. Nelson usa el testeo muscular para identificar posibles emociones atrapadas usando el  cuadro de emociones.

Cuando se identifica una emoción atrapada y está lista para ser liberada, nuestra premisa es que al pasar un imán sobre el meridiano gobernante (Piense en esto como la “autopista energética” del cuerpo) tres veces, puedes liberar y transformar la energía emocional, haciéndola inofensiva. Si una emoción atrapada ha sido heredada de un padre, el Dr. Nelson recomienda pasar el imán 10 veces sobre el meridiano gobernante, vigilando la verificación para confirmar que la energía negativa se haya ido después totalmente.

Para saber cómo el Dr. Nelson descubrió el papel de la energía magnética en su propia recuperación cuando era un adolescente — un descubrimiento que finalmente lo llevó por el camino en el que se encuentra hoy — puedes leer acerca de eso aquí. Pero para resumir, los imanes han ayudado al Dr. Nelson a aliviar la incomodidad de miles de personas, desempeñando un papel monumental en el desarrollo de sus métodos de sanación energética.