Curación Magnética

Imanes y el Arte de la Curación Energética

Los imanes se han utilizado como una herramienta de curación por más de 2.000 años en China, documentada en el “Libro de Medicina Interna del Emperador Amarillo “. En la era moderna, las prácticas de curación magnética se remontan a finales de 1800, cuando el doctor Albert Abrams comenzó desarrollando varios dispositivos que podrían detectar tejido enfermo en el cuerpo humano y sanar los desequilibrios subyacentes. Del mismo modo, el médico austríaco Franz Anton Mesmer desarrolló una teoría relacionada con la propia energía magnética del cuerpo y, más recientemente, investigadores y neurólogos de la Universidad Médica de Vanderbilt han investigado el uso de imanes estáticos para tratar el dolor.

Para el doctor Bradley Nelson, un experto en el campo de la curación holística y la terapia natural, los imanes desempeñaron un papel principal en su viaje fundamental con métodos de curación no tradicionales. Aunque su experiencia con los imanes sin duda le ha ayudado a encontrar el éxito en su práctica de sanación energética, es importante primero entender qué y cómo funcionan realmente los imanes.

¿Cómo funcionan los imanes?

Si bien los orígenes de la terapia magnética se remontan a más de 2.000 años, los investigadores de hoy siguen explorando y debatiendo el uso de imanes como herramienta de curación. Sin embargo, doctores e investigadores en el campo comparten varios puntos de vista ampliamente aceptados, incluyendo la idea de que los imanes aumentan el flujo sanguíneo, mejoran la flexibilidad y aumentan la fuerza muscular y ayudan a los músculos y tejidos blandos a relajarse y alargarse, facilitando la recuperación y curación, mientras reducen la hinchazón y el dolor muscular, además de reducir los niveles de calcio, colesterol y depósitos de ácido láctico en la sangre. Del mismo modo, la evidencia muestra que los campos magnéticos también pueden actuar como un mecanismo de bloqueo del dolor en las fibras nerviosas.

La historia del Dr. Nelson

Con una comprensión básica de cómo los imanes pueden tener un impacto positivo y ayudar a sanar el cuerpo, es hora de explorar la historia del Dr. Nelson y cómo los imanes jugaron un papel en su camino hacia la sanación natural.

Cuando el Dr. Nelson tenía solo 13 años, los médicos lo diagnosticaron con un tipo de enfermedad renal potencialmente fatal. La enfermedad, que le causó un dolor punzante, fue considerada intratable por los médicos tradicionales. En lugar de sucumbir al diagnóstico, los padres del Dr. Nelson lo llevaron a una clínica de Osteopatía rural, donde los doctores Alan Bain e Ida Harmon comenzaron a tratarlo regularmente con prácticas holísticas y no invasivas. En unas semanas, el Dr. Nelson dejó de sentir dolor.

Los padres del Dr. Nelson lo llevaron de vuelta a la clínica tradicional, donde los médicos realizaron pruebas una vez más para determinar la gravedad de su enfermedad. Después de que todas las pruebas dieron negativo, se les dijo que era una “remisión espontánea”, y el Dr. Nelson se convirtió en un firme creyente en la sa- nación holística y tomó la decisión de seguir una carrera en el campo de la sanación.

A pesar de haber seguido temporalmente su pasión por la programación de computadoras, el Dr. Nelson finalmente logró su objetivo de convertirse en un experto en salud holística. Después de graduarse de la escuela como quiropráctico, el Dr. Nelson pasó más de 20 años utilizando prácticas alternativas para ayudar con éxito a pacientes con diversas enfermedades como la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica, el lupus, el cáncer, la depresión, la angustia y mucho más. Al identificar y eliminar los desequilibrios en el cuerpo, el Dr. Nelson logró una tasa de éxito muy alta al ayudar a sus pacientes a recuperarse de sus enfermedades, a muchos de los cuales les habían dicho que su situación era desesperada.

El Dr. Nelson dejó su consultorio en 2004 para escribir su libro “El Código de la Emoción”, una guía que ha ayudado a los lectores de todo el mundo a aprender los principios básicos de la sanación de energía. En su forma de servir a los demás, su libro enseña con sencillez los métodos de sanación que utilizó para ayudar a cientos de pacientes en Estados Unidos y Canadá a superar los síntomas físicos y emocionales. Como base de su libro, el Dr. Nelson describe con gran detalle cómo los imanes pueden y deben usarse en El Código de Emoción para lograr los máximos beneficios de sanación de energía.

Los imanes juegan un papel en la sanación energética

Uno de los aspectos más importantes de El Código de la Emoción y de la sanación energética es comprender que las emociones atrapadas se identifican y atrapan individualmente, no en grupos o paquetes. Y lo reconozca o no, cada una de estas emociones atrapadas afecta la energía dentro de su vida, creando desafíos, problemas y dolor físico y emocional. Para liberar estas emociones atrapadas, el Dr. Nelson recomienda primero pedir ayuda desde arriba con una oración corta, sincera o momento de silencio. Tenga en cuenta, también, que no tiene que seguir una religión en particular para que la sanación energética tenga éxito; Sin embargo, ser espiritual es esencial porque, según el Dr. Nelson, “el deber más elevado del sanador es ser un intermediario para el poder superior”.

Al pedir ayuda de ese poder superior, podrá identificar y liberar mejor las energías emocionales que se han quedado atrapadas en el cuerpo. En su práctica personal, después de reconocer a Dios y pedir ayuda, el Dr. Nelson usa la prueba muscular para identificar la emoción atrapada usando El Cuadro de Emociones. Luego continua preguntando si es necesario identificar otra información antes de liberar la emoción. Si el cuerpo responde “sí”, entonces se requieren más detalles sobre qué, cuándo y por qué estas emociones quedaron atrapadas. Sin embargo, si el cuerpo responde “no”, entonces es hora de implementar el poder de la sanación magnética.

El imán puede ser una herramienta valiosa para liberar emociones atrapadas. Cuando una emoción atrapada ha sido identificada y está lista para ser liberada, al pasar un imán sobre el Meridiano Gobernante tres veces infunde energía magnética y la intención de sanación del terapeuta en todo el cuerpo, liberando y transformando la energía emocional y la vuelve inofensiva. Ahora si una emoción atrapada ha sido heredada de un padre, el Dr. Nelson recomienda pasar el imán 10 veces sobre el meridiano gobernante, después confirmar que la energía negativa se ha ido después del proceso de liberación. El uso de un imán en esta valiosa práctica ha ayudado al Dr. Nelson a lograr resultados incomparables y ha desempeñado un papel monumentalmente impactante en los métodos exitosos de sanación de energía.

2018-03-09T17:02:17-06:00enero 16th, 2018|Articulos|0 Comentario

Dejar Comentario