"Tuve una infancia increíblemente dura. Soy víctima de quemaduras y luché contra la adicción durante buena parte de mi vida. Superé muchos traumas y he seguido trabajando en ello los últimos seis años. Tuve la suerte de recibir los mejores tratamientos y terapias, pero no hay nada comparable al Código de las Emociones®.

"Estaba de vacaciones con mi familia y un día, mi hermana Sarah y yo estábamos tomando algo en el mar con los pies en la arena y la miré. Estaba radiante. Sarah es de Nueva York y normalmente es un poco brusca, pero me di cuenta de que estaba en una onda completamente diferente.

"Le pregunté: 'Sarah, ¿qué estás haciendo? Tu corazón brilla, tu espíritu está lleno de magia y tu energía es increíble. ¿Estás enamorada? ¿Qué está pasando?

"Me contó el secreto: el libro del Dr. Bradley, The Emotion Code, y me dio el nombre de su practicante.

"Cuando llegué a casa, concerté una cita. Esta mujer no vivía en mi zona horaria y me quedé hasta medianoche para hablar con ella. La noche de la llamada imaginé que sería como una vidente de la tele y no me lo tomé en serio, pero me senté mientras ella hacía su primera pregunta. Inmediatamente encontró la emoción atrapada del peor momento de mi vida. Durante años había intentado averiguar qué había pasado. Había pagado, hablado y analizado con profesionales y aún así siempre me sentía mal.

"En esa llamada de treinta minutos obtuve una cronología de ciertas heridas y traumas en mi vida. Desde entonces, he procesado mis sentimientos a un nivel maduro y con compasión. Descubrí que ciertas emociones ya no me pertenecían. Comprendí las emociones heredadas. Me perdoné a mí misma, y mucho más.

"He estado trabajando con ella semanalmente desde aquella llamada. Ella ha hecho un trabajo profundo en mi alma y me ha influenciado para convertirme en una practicante también. Sé en mi corazón, mente, cuerpo y alma que quiero hacer este trabajo. Si puedo tener un impacto en la vida de alguien con la técnica del Dr. Bradley, cuenten conmigo. Quiero usar esto para el bien de los demás, para ayudar a los enfermos y a los heridos. Vivo mi vida en el amor y estoy dispuesta a aprender los dones y la técnica de la Emotion Code.

"Muchas gracias Dr. Bradley por esta oportunidad".

~Angelina Padron, California, EE.UU.

Aunque Discover Healing no puede garantizar ningún resultado específico y los testimonios enviados no constituyen una garantía o predicción con respecto al resultado de cualquier persona que utilice el Emotion Code® o el Body Code™ para cualquier asunto o problema concreto, los testimonios publicados reflejan las experiencias de estos usuarios específicos.