"Hasta ahora sólo he trabajado conmigo misma utilizando el Código de las Emociones®. Pensaba que quería ser lo más competente posible antes de ayudar a los demás. Enseguida pude liberar el abandono hacia mí misma. Inmediatamente sentí que se me aliviaba un poco la tensión del cuello y los hombros. Esa tensión me ha atormentado durante décadas. Sentí que podía sentarme erguida durante más tiempo sin sentir que trabajaba contra mí misma para hacerlo.

"En los días siguientes eliminé la baja autoestima y el autoabuso. Acababa de empezar a salir con una persona muy agradable y tenía dudas y le pedí que no me llamara. Después de liberar esas emociones junto con la indignidad, me armé de valor para volver a llamar a esa persona. Ellos habían permanecido en mis pensamientos pero yo mantenía mi distancia por razones que realmente no se sostenían lógicamente. Acabé reanudando una relación con esa persona y fui feliz. Aún es pronto, pero siento de verdad que liberar esas emociones me ha permitido abrirme al amor. Este es el primer intento de relación romántica desde que mi ex marido y yo nos separamos hace unos tres años.

"También he estado construyendo confianza para dar un salto en este nuevo camino de sanación y convertirme en sanadora en lugar de hacer el trabajo de hacer números que he hecho durante unos 20 años. Limpiar la baja autoestima, el autoabuso, la indignidad me está abriendo a esta nueva vocación."

~Victoria D., California, EE.UU.

Aunque Discover Healing no puede garantizar ningún resultado específico y los testimonios enviados no constituyen una garantía o predicción con respecto al resultado de cualquier persona que utilice El Código de la Emoción® para cualquier asunto o problema concreto, los testimonios publicados reflejan las experiencias de estos usuarios específicos.