Las pruebas musculares pueden aplicarse a clientes y profesionales, pero ¿sabía que también puede utilizar esta sencilla herramienta para conocer sus propias necesidades? La autoprueba muscular se refiere al uso de técnicas de pruebas musculares para identificar, a través de tu conocimiento subconsciente, respuestas a preguntas sobre el cuerpo y la mente. Utilizar esta herramienta de pruebas musculares puede darte los conocimientos necesarios para curarte a ti mismo.

El autodiagnóstico también puede ser una buena forma de familiarizarse con las pruebas musculares antes de utilizarlas con otras personas. La práctica puede ayudarte a familiarizarte con las técnicas, a confiar en tus capacidades y a saber qué preguntas hacer. 

¿Qué son las pruebas musculares?

La prueba muscular es un método que se ha desarrollado a lo largo de años de estudio, como una forma de acceder a su mente subconsciente. Se utiliza en muchas prácticas de curación natural y se dice que ayuda a los practicantes a determinar la respuesta del cuerpo a ciertos alimentos, suplementos, emociones y más. La idea principal detrás de la prueba muscular es que el cuerpo responderá con una respuesta débil o adversa a algo que no beneficia la energía de su cuerpo y una respuesta fuerte y positiva a algo que es bueno para su cuerpo. 

La forma en que se presenta una respuesta positiva o negativa depende de la prueba que se utilice. Existen varios métodos diferentes, como la prueba de balanceo, la prueba de anillo en anillo, la prueba del codo, etc. Sin embargo, la premisa básica es la misma en todas estas pruebas. Sin embargo, la premisa básica es la misma en todas estas pruebas. 

Cómo autodiagnosticarse

Para probar las pruebas musculares en ti mismo, te recomendamos que pruebes la técnica que se describe a continuación. Es una de las formas más sencillas de empezar a utilizar el test muscular y es fácil de aprender. ¡Creemos que con este método tu cuerpo te dará las respuestas que buscas! 

Obtenga más información sobre las técnicas de pruebas musculares con nuestra Guía para principiantes sobre pruebas musculares 

Primer paso: En primer lugar, tómate un tiempo para centrarte. Tal vez medite un momento, respire profundamente y pida ayuda y apoyo a su poder superior. Establece la intención de escuchar a tu cuerpo sin juzgarlo y de que sea una experiencia sanadora.

Segundo paso: A continuación, decide qué vas a preguntar. ¿Qué aspecto de su salud y felicidad desea comprobar? A continuación, determine cómo puede formular esta pregunta como un "sí" o un "no". Es más fácil recibir respuestas claras de las pruebas musculares cuando las preguntas se formulan de esta manera.

Paso 3: Póngase de pie cómodamente con los pies en el suelo separados a la anchura de las caderas. O, si no puede estar de pie, también puede realizar esta prueba sentado. Siéntese cómodamente sin tocar la silla ni la pared con la espalda. A continuación, hágase la pregunta que haya elegido. Observa cómo reacciona tu cuerpo en los momentos siguientes. Si tu cuerpo se balancea hacia delante, es probable que sea una respuesta afirmativa. Si tu cuerpo se balancea hacia atrás y se aleja, es probable que sea una respuesta negativa.

Puedes probar este ejercicio con muchas preguntas diferentes, así como con otras técnicas de prueba muscular. Por ejemplo, prueba a coger un determinado alimento y observa si tu cuerpo responde a él de forma positiva o negativa. Si no estás seguro de tus respuestas, prueba a hacer algunas preguntas de las que ya sepas la respuesta y observa cómo responde el cuerpo. Para ver algunas sugerencias, lea nuestra anterior entrada del blog sobre otras preguntas que puedes hacerte mientras practicas la prueba muscular.

Cuanto más practiques las pruebas musculares, mayor será tu confianza aumentará. Una vez que tenga algo de experiencia en el uso de esta increíble herramienta, ¡tendrá el poder de tomar su salud en sus propias manos! Aunque recomendamos encarecidamente consultar con un médico en caso de problemas médicos graves, y antes de realizar cambios en cualquier tratamiento médico, utilizar el autodiagnóstico muscular con The Emotion Code® y The Body Code™ puede ser una forma maravillosa de aprovechar su propio conocimiento sobre sus necesidades personales.